Analizando la oclusión con métodos digitales: Una mejor comprensión del funcionamiento de la mandíbula y los dientesLos procesos digitales revolucionan la odontología. Abren un nuevo horizonte de posibilidades para los odontólogos y los técnicos dentales. Un ejemplo de ello es el análisis preciso de la oclusión mediante la visualización digital en tiempo real. Además, la digitalización reúne áreas que hasta ahora no tenían nada que ver entre sí. Gracias a ello, la odontología despierta el interés de matemáticos e informáticos como el Dr. Sebastian Ruge de Greifswald (Alemania). He aquí su historia.

El Dr. Sebastian Ruge jamás se imaginó que acabaría trabajando en el sector de la odontología. Pronto descubrió su pasión por las matemáticas y la informática, dos especialidades que estudió en Greifswald, en el noreste de Alemania. El primer encuentro de Ruge con la odontología se produjo mientras estudiaba. "El profesor Dr. Bernd Kordass, especialista en oclusión dental y pionero del diagnóstico funcional digital en odontología, buscaba un compañero de trabajo que se encargara de los gráficos y la visualización", relata el Dr. Ruge. Corría el año 2006. "El escaneado de modelos era una novedad por aquel entonces. La pregunta que se hacía todo el mundo era hasta qué punto eran precisos los escaneados".

Configuración de los escaneados en movimiento

El profesor Kordass estaba más avanzado en aquella época: "Quería ver los escaneados en movimiento. Para mí era un campo nuevo. El reto consistía en concreto en desarrollar un método que utilizara ingeniería computarizada. En principio no tenía prácticamente nada que ver con la odontología clásica".

No se trataba del primer informático en el sector dental

El Dr. Ruge no fue el primer informático en trabajar con el profesor Kordass. Cuando se unió al equipo, primero observó el trabajo con los modelos de mandíbula y llevó a cabo las pruebas. "Así fui introduciéndome poco a poco en el tema. Por suerte, había cabida para nuevas ideas y sugerencias. Mis conocimientos y habilidades fueron bien recibidos”

Departamento de "Ciencias de la informática dental"

De repente todo fue muy rápido. Sebastian Ruge completó algunos cursos prácticos en odontología. En la tesis de su diplomatura trató sobre los articuladoras visuales, el tema central de su jefe. En un momento dado, el joven se encontró inmerso en el mundo odontológico y en el tema de la oclusión. "Ciencias de la informática dental" es el nombre del departamento de la universidad en la que trabaja.

Despertar el interés de los matemáticos en la odontología

"Los matemáticos tienden a ser analíticos y a estructurar todo de forma lógica”, afirma el Dr. Ruge, describiendo el punto fuerte de su gremio. En la actualidad, su objetivo es atraer a sus compañeros al mundo odontológico, aunque el propio Dr. Ruge reconoce que es una combinación que puede parecer un tanto exótica. "De entrada, la combinación de mi carrera con cualquier otro sector, como el automovilístico, parece mucho más factible. Se piensa menos en la odontología". 

Oclusión y mundo digital

¿Qué involucra el trabajo del Dr. Ruges en concreto? Su tesis doctoral fue dedicada a desarrollar softwares que muestran digitalmente los movimientos reales de la mandíbula. Además, utiliza dispositivos de acoplamiento con un sensor integrado. Con ellos se pueden representar en tiempo real los movimientos y las cargas de la mandíbula, y la interface oclusal se ilustra de forma óptima. Permite ver dónde se encuentran los contactos y qué puntos están expuestos a fuertes cargas y cómo. Los métodos digitales realzan considerablemente los estudios de oclusión.

Juegos para PC: Ejercicios para la mandíbula

Además, el Dr. Ruge ha desarrollado juegos para PC con los que se puede entrenar la coordinación de los movimientos mandibulares. "Al principio no eran más que productos secundarios", afirma. "Pero después me dediqué a ellos más en serio". Ha creado, por ejemplo, un juego de tenis con diversas velocidades y niveles de dificultad. No se juega con el mando, sino con la mandíbula. El objetivo es que, mediante el juego, los pacientes entrenen y amplíen sus movimientos mandibulares para contrarrestar las tensiones, las molestias en la articulación maxilar, las limitaciones de movimiento y otros trastornos oclusales. Los movimientos mandibulares son racionalizados y mejoran la oclusión. Al entrenar así la mandíbula, se aumenta su elasticidad. "Es una especie de yoga", explica el Dr. Ruge. Otra ventaja es que los juegos miden todos los movimientos y el éxito se puede documentar y cuantificar.

Uso creciente de fuentes de información

Todavía quedan cosas que mejorar. Según el Dr. Ruge, los articuladores virtuales todavía no se comparan con los articuladores mecánicos, ya que todavía no pueden reproducir todos los movimientos. Esto debe cambiar. Después de todo, el desarrollo nunca tiene fin. Desde hace ya algunos años se está desarrollando la electromiografía (EMG). Con ella se mide la actividad de los músculos. También se está trabajando en la posibilidad de ver los dientes desde “dentro” para observar su estructura cuando mastican o muerden. "Queremos utilizar cada vez más fuentes de información para registrar, medir y comprender la oclusión de la mandíbula y los dientes con la mayor precisión posible", expresa el Dr. Ruge.

Suscríbase a la Newsletter del Blog del Odontólogo y no pierda ninguno de nuestros posts.

Suscribirse aquí

Ilustrativas demostraciones en vivo

Resultan muy interesantes las presentaciones y conferencias en las que el Dr. Ruge y el profesor Kordass demuestran claramente cómo miden y evalúan la oclusión. Casi da hasta un poco de miedo cuando se ponen el arco facial y la parte inferior del sensor de mandíbula desarrollado por ellos mismos del JawMotion Analyzer de Zebris (Alemania) para una demostración en vivo. Ultrasónicamente miden la posición de la mandíbula de forma similar al funcionamiento de un sistema de navegación, como el GPS. Las señales detectan la posición actual de la mandíbula. Los datos medidos se transmiten a un ordenador y se visualizan en una pantalla en tiempo real. Además, se añaden los datos de escaneado de los maxilares superior e inferior. Si es necesario, se puede incluso añadir una masticación virtual, por ejemplo, un oso de goma, para que todo sea aún más realista. Todo ello con el fin de obtener una imagen lo más precisa posible. ¿Cómo interactúan los dientes? ¿Cómo trabaja la mandíbula? ¿Cómo se comportan los músculos? "De esta forma desarrollamos y presentamos prototipos e intentamos crear interés en los fabricantes y encontrar socios", añade el experto.

Análisis de los movimientos mandibulares mediante software

Visión digital

El Dr. Ruge tiene grandes esperanzas en cuanto al futuro dental y tiene una visión clara: "La odontología y el laboratorio dental se harán digitales. Los procesos estandarizados irán ganando terreno". Según él, esto aportará grandes ventajas tanto para los odontólogos como para los técnicos dentales: "Ambas partes, odontólogos y técnicos dentales, trabajarán codo con codo. El técnico dental tendrá más posibilidades de comprender a los pacientes, por ejemplo, mediante el uso de escáneres faciales. El trabajo en equipo de ambas partes cobrará más importancia para poder trabajar de una forma más personalizada con cada paciente y que estos queden más satisfechos. Además, las opciones digitales facilitarán que estética y funcionalidad vayan de la mano".

Precursores en odontología digital y técnica dental

La universidad de Greifswald es precursora desde hace años de la odontología y la técnica dental digitales. Sus alumnos pueden especializarse en CAD/CAM. Para los odontólogos graduados existe el máster a tiempo parcial Clinical Dental CAD/CAM. Los técnicos dentales tienen la opción de estudiar el Master of Science (M.Sc.) Tecnología Dental Digital.


Encontrará otro interesante caso del Prof. Dr. Kordass en la última edición de la revista Reflect titulado: "Odontología digital: cómo mejora la medición mandibular virtual la eficiencia de las prótesis".

Suscribirse gratis a Reflect