Asumimos más la función de asesor ayudando al odontólogo a elegir la técnica y el material e incluso en caso de que se presenten problemas funcionales.Entrevista al técnico dental Oliver Brix sobre su colaboración privada y profesional con Marie Witt, los cambios en el perfil profesional del técnico dental, la digitalización y el futuro dental.

Señor Brix, como técnico dental ha trabajado en solitario durante mucho tiempo. Ahora tiene una socia con la que no solo comparte su vida privada, sino su rutina profesional. Suena a gran golpe de suerte...

Oliver Brix: ¡Totalmente! Marie Witt es mi pareja desde hace tiempo. Y además, es técnica dental. En la actualidad, trabaja como socia igualitaria en mi laboratorio dental. Con ello se ha hecho realidad un deseo que jamás me atreví a soñar.

¿Hasta qué punto ha cambiado su vida y su forma de trabajo con esta asociación?

Oliver Brix: Gracias a ella comparto mi profesión con un ser querido, compartimos el trabajo. Es decir, ya no soy el único responsable de todo. Con Marie tengo a mi lado a una persona a la que le puedo transferir mi trabajo para que lo termine independientemente de dónde haya dejado la restauración. Nos complementamos a la perfección. A veces yo termino sus trabajos y a veces ella termina los míos. Los dos aprendemos del otro y nos inspiramos mutuamente. Y esta colaboración me da más libertad para ocuparme de otras cosas: investigar un poco más con materiales, asesorarme, planificar o estudiar historiales clínicos y análisis. Y además mantengo mejor el equilibrio entre trabajo y vida privada, por lo que puedo tomarme tiempo para recargar las pilas.

Cambiando de tema: ¿cómo cree que cambiará el rol de la odontología y, por tanto, el del técnico dental?

Oliver Brix: Ambos roles llevan mucho tiempo en permanente cambio. La odontología ya ha cambiado muchísimo, sobre todo gracias a la introducción de los flujos de trabajo digitales. Las cadenas de procesos han cambiado en los últimos años y eso nos afecta a los técnicos dentales. Asumimos más la función de asesor ayudando al odontólogo a elegir la técnica y el material e incluso en caso de que se presenten problemas funcionales. Se solicitan nuestros conocimientos técnicos. Hoy una gran parte de nuestra labor consiste en la planificación y el análisis de previsión, lo cual antes no ocurría.
El perfil profesional del técnico dental actual es más amplio que hace unos años. Además de las capacidades manuales, incluye marketing, informática, fotografía, teoría de los colores y física. Y, naturalmente, tener en cuenta que tratamos con un cuerpo humano.

¿Qué opina de CAD/CAM y la digitalización?

Oliver Brix: Poco a poco la vamos introduciendo. El óxido de circonio no se puede procesar sin CAD/CAM. Las fresas de cera son una excelente herramienta para abordar de manera eficiente los casos. Los tratamientos implantarios no serían posibles a este nivel sin CAD/CAM. También me gustaría hablar de las restauraciones provisionales. Fresar las prótesis provisionales es un placer en comparación con la técnica anterior.
En la IDS nos han inspirado las innovaciones en el ámbito de la tecnología digital. Pero en el fondo no nos interesan tanto las cosas totalmente nuevas, sino más bien las mejoras de lo que ya existe en el mercado digital. Y tengo que decir que se han logrado grandes avances, sobre todo con respecto a los blanks o las técnicas de pulido. Tengo muchas ganas de ver qué nos depara este viaje.

La versión original de esta entrevista apareció en la edición de septiembre de 2017 de la revista especializada alemana Dental Dialogue.

 

Oliver Brix en directo en Roma

Oliver Brix realizará una ponencia en el 4º Simposio Internacional de Expertos que se celebrará en Roma (Italia) los días 15 y 16 de junio de 2018 con el título «Advanced Digital and Esthetic Dentistry».

¡Inscríbase ahora!

©Fotos: Teamwork Media AG